El origen del acero inoxidable

El origen del acero inoxidable

Como ferretería de referencia para suministros industriales en Burgos, queremos echar la vista atrás en el tiempo y hablarte sobre los orígenes del acero inoxidable, un material muy utilizado dentro de nuestro sector.

Los primeros trabajos con acero inoxidable están fechados en el siglo XIX. En aquellos años, ya había constancia de que el hierro, al mezclarlo con metales como el cobre y el níquel, ganaba en resistencia a la oxidación en comparación con el metal en su estado básico.

En 1865 ya se producían, aunque a baja escala, aceros con 25 y 35% de níquel, los cuales eran bastante resistentes a la humedad del aire. Dichas fabricaciones, sin embargo, no tuvieron continuidad. En aquellos tiempos, no se llegó a estudiar ni a examinar en profundidad este tipo de acero que acabaría revolucionando el mundo.

Como ferretería especializada en los suministros industriales en Burgos, queremos contarte que Woods y Clark produjeron en 1872 aceros con 5% de cromo, los cuales soportaban mejor la corrosión que los hierros básicos de aquel periodo.

Más tarde, en 1892, Hadfield se fijó en las propiedades de algunos aceros con mezcla de cromo. Este investigador señaló que este último material reforzaba sensiblemente la resistencia a la corrosión.

De 1904 a 1910, los galos Guillet y Portevin llevaron a cabo estudios sobre los aceros con aleación de cromo y níquel. Fueron capaces de obtener aceros inoxidables muy parecidos a los que tenemos ahora.

No tardes en contactar con Viper Suministros Industriales, empresa de referencia.

haz clic para copiar mailmail copiado